*Staphylococcus aureus* Bacteria
*Staphylococcus aureus* Bacteria

Una nueva prueba innovadora en la práctica: un ensayo clínico.

En un artículo publicado por Banerjee y cols. en 2015 y titulado “Randomised Trial of Rapid Multiplex Polymerase Chain Reaction-Based Blood Culture Identification and Susceptibility Testing” (Ensayo aleatorizado sobre la identificación y determinación de la sensibilidad de forma rápida en hemocultivos mediante reacción en cadena de la polimerasa múltiple) se detallaron los resultados de un ensayo clínico para la evaluación del impacto de una prueba diagnóstica rápida (PCR en tiempo real múltiple) realizada en los frascos de hemocultivo positivos. El ensayo incluyó:

  1. un grupo al que se realizó un hemocultivo convencional
  2. un grupo al que se realizó una nueva prueba rápida y
  3. la combinación de la nueva prueba rápida y la comunicación directa con el equipo de optimización del uso de antimicrobianos.

El tiempo hasta el diagnóstico disminuyó de forma significativa en los grupos en los que se utilizó la nueva prueba rápida en comparación con el grupo de diagnóstico convencional.

No obstante, se obtuvo una racionalización significativamente más rápida cuando se combinó la prueba diagnóstica rápida con la intervención del equipo de optimización del uso de antimicrobianos.

La conclusión de los autores fue la siguiente:

«En este ensayo clínico, la prueba BCID redujo el tiempo hasta obtener una identificación del patógeno, aunque únicamente cuando esta se combinó con la optimización del uso de antimicrobianos se redujo el tiempo hasta la reducción y aumento del antimicrobiano adecuado. El diagnóstico rápido de los hemocultivos se debería implementar junto con la optimización del uso de antimicrobianos».

El diagnóstico microbiológico adecuado no siempre da lugar a una prescripción de antimicrobianos adecuada. La información (conocimiento) y la acción (comportamiento) pertenecen a dimensiones distintas; esto explica la brecha entre saber y hacer observada en este ensayo clínico.

¿Para qué modificar el tratamiento antibiótico si el paciente presenta un curso clínico favorable con antimicrobianos de amplio espectro?

¿Para qué cambiar un equipo que ya está ganando?

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes entre los encargados de la prescripción cuando se considera la reducción en el uso de antimicrobianos. Estos tienen que estar motivados para empezar a reducir. La mejor forma de motivar a los encargados de la prescripción para racionalizar el tratamiento antibiótico es educarlos sobre los beneficios ecológicos del tratamiento dirigido, asegurando, por otro lado, la eficacia clínica.

Como veremos la semana que viene, en la Semana 5, hay varias barreras para cambiar la prescripción (cambio de comportamiento) además de la falta de conocimiento.

La optimización del uso de antimicrobianos lidia con ellas; es su modus operandi.

Share this article:

This article is from the free online course:

Optimización del uso de antimicrobianos: Gestión de la resistencia a los antimicrobianos

University of Dundee