Want to keep learning?

This content is taken from the BSAC & European Wound Management Association's online course, Uso racional de antibióticos en el tratamiento de heridas. Join the course to learn more.

Estudio de caso 2: seguimiento

Como hemos visto en el caso 1, el seguimiento es un paso importante para que el médico entienda en qué condiciones está la herida y prescriba el tratamiento adecuado para la infección.

En el caso 2, se realizó una consulta de seguimiento el día 21 de agosto de 2013, dos semanas después del tratamiento con TPN e instilación.

A follow up image of the foot 2 weeks after treatment with NPWT was started.

Se efectuó un nuevo análisis TIME:

A TIME analysis of the foot.

Se continuó con el tratamiento con presión negativa porque la herida seguía supurando mucho y estaba apareciendo mucho tejido de granulación. La infección estaba controlada, pero cada vez había más maceración de los bordes de la herida; por eso se interrumpió la instilación.

Una semana después, el 28 de agosto de 2013, se pidió urgentemente una resonancia en el pie. La herida seguía supurando mucho y aparecían nuevas lesiones en el lateral y en la cara interna del pie.

An image of the foot a week later, where it is strongly exudating and new lesions have formed.

La resonancia arrojó los siguientes resultados:

  • Osteomielitis extendida en el pie
  • Edema en el hueso
  • Inflamación de la hipodermis

An x-ray of the foot.

Por desgracia, había una infección e inflamación continuas, incluso con el tratamiento con antibióticos. Existía el riesgo de que la infección se agravara y se volviera sistémica. Además, al paciente le estaba afectando tener una herida tan grave durante tanto tiempo. Por todo ello, el 15 de noviembre de 2013 se le amputó la pierna. Después de eso, el paciente se recuperó correctamente y dejó de presentar signos de infección. Sus niveles de PCR se mantuvieron por debajo de 5 mg/l.

An image of the wound showing partial dehiscence after lower leg amputation.

El 23 de noviembre de 2013, empezó a apreciarse dehiscencia en los puntos de sutura, por lo que se efectuó un nuevo análisis TIME:

A TIME analysis of the wound.

Se realizaron numerosos desbridamientos en la cama, pero no dieron resultado, el tejido se seguía necrosando. Se usaron productos osmóticos para hacerlo (miel, azúcar) durante dos semanas, pero no fueron muy efectivos. Un factor importante que no podemos olvidar es que el paciente era de alto riesgo de infección (por su edad y porque padecía diabetes). Debido a que el tratamiento local resultó no ser eficaz, a que se trataba de un paciente de alto riesgo de infección y a que los bordes de la herida se mantenían íntegros y no migraban, se le realizó un desbridamiento y un nuevo cierre quirúrgico de la herida.

Por último, en diciembre de 2013, la herida se terminó de cerrar sin más complicaciones. El paciente continuó con su programa de rehabilitación sin problemas.

An image of the closed wound from the amputation.

Share this article:

This article is from the free online course:

Uso racional de antibióticos en el tratamiento de heridas

BSAC