Sexualidad y afectividad en el posparto

El nacimiento de tu hijo o hija representa un acontecimiento único en la relación de pareja, y la vivencia de la sexualidad en las semanas que siguen al parto estará influenciada por esta relación y especialmente por tu estado físico y emocional.

Durante el período posparto suceden cambios fisiológicos y de adaptación psicológica al nuevo estado de maternidad, y es normal que la sexualidad no sea una prioridad. Lo importante es que tú y tu pareja os adaptéis a la nueva situación y que potenciéis el afecto que os tenéis.

Situaciones que pueden dificultar las relaciones sexuales

Durante el posparto se dan situaciones que quizás sientas como dificultades para mantener relaciones sexuales:

  • Cansancio y sueño: el cuidado del bebé y otras actividades cotidianas requieren un tiempo de dedicación y un esfuerzo que pueden hacerte sentir fatigada y con escaso deseo sexual.
  • Las manifestaciones fisiológicas como el sangrado vaginal, la inflamación de la zona genital o de los pechos, pueden ocasionar molestias e incluso dolor y a su vez afectar las fases de excitación y orgasmo y, en consecuencia, que no te apetezca mantener relaciones sexuales.
  • Situaciones específicas como un parto por cesárea, o que te hayan practicado una episiotomía (incisión en el periné), o tengas algún problema de salud, pueden interferir con algunas prácticas sexuales.
  • Una escasa comunicación con la pareja os puede distanciar y no favorecer el deseo sexual y las manifestaciones de afecto.

Consejos útiles en las relaciones sexuales

La sexualidad es una manifestación de confianza, intimidad, complicidad, placer y sobre todo de afecto. A continuación, se sugieren algunos consejos que pueden ser útiles para una vivencia satisfactoria de la sexualidad durante el posparto:

  • Presta cuidado a tu recuperación física, te ayudará a sentirte mejor.
  • Expresa tus emociones, lo que sientes y lo que deseas a tu pareja. Una relación de confianza os acercará. Comparte tus sentimientos y deseos para que tu pareja pueda comprender que lo que quieres es sentirte acompañada, apoyada, cuidada y querida. Del mismo modo pregúntale a tu pareja como se siente y procurad compartir las manifestaciones de afecto, tan intensas en esta época de vuestra vida.
  • Compartid el cuidado del bebé y otras actividades cotidianas para sentiros más vinculados. Déjate ayudar por otras personas de tu entorno más próximo y así te sentirás más tranquila y animada.
  • Procura encontrar momentos de intimidad para ti y también para tu pareja.
  • Si las relaciones sexuales son con penetración vaginal, utiliza un preservativo mientras dure el sangrado vaginal.
  • Consulta a tu matrona el método contraceptivo más adecuado si quieres prevenir un nuevo embarazo.
  • Si en las relaciones sexuales con penetración sientes sequedad vulvar o vaginal puedes utilizar cremas hidrosolubles.
  • La masturbación durante el posparto puede ser una forma de reconocimiento del propio cuerpo, además de proporcionar placer y relajación.
  • Las caricias y la estimulación de los pechos durante las relaciones sexuales mientras se está lactando pueden ocasionar emisión de leche, esta situación no presenta ningún problema de salud, podéis darle un cariz de humor.
  • Si durante o antes del embarazo tenías alguna alteración en la vivencia de la sexualidad, compártelo con tu pareja si todavía no lo has hecho, y aprovecha los controles posparto con tu matrona para comentarlo. No prolongues una situación que te haga sentir incómoda.

Las relaciones sexuales en el posparto pueden ser una fuente de placer y de comunicación, pero lo más importante es que sean deseadas y que durante este periodo se manifieste una relación afectiva i enriquecedora.

Share this article:

This article is from the free online course:

La Salud de la Mujeres en el Postparto

Trinity College Dublin