Voces de mujeres: incontinencia

Algunas mujeres en el “MAMMI study” nos contaron sus experiencias y percepciones sobre la incontinencia durante y después del embarazo. A continuación, puedes ver las diferentes formas en que las mujeres hablaron sobre la incontinencia.

Aceptación

Las mujeres hablaron sobre la incontinencia:

“…la acepté [ la fuga de orina], como parte del embarazo”

y usaron un lenguaje que minimizó el impacto de experimentar incontinencia urinaria:

“… son solo unas pocas gotas y no sentí que fuera lo suficientemente grave”

Falta de entendimiento

Las mujeres hablaron sobre no entender qué es la incontinencia urinaria:

“Porque pensé que la incontinencia urinaria era mojarse al caminar, pero después me explicaron que la incontinencia “es cualquier tipo de fuga”, así que no sabía eso, ¿sabes a qué me refiero? Nadie lo sabe, porque no hay suficiente información para la gente de a pie”.

Sucede en las personas mayores

Algunas mujeres sintieron que la incontinencia era algo que sucedía en las personas mayores:

“… sobre la incontinencia solo piensas, bueno, que solo pasa en las personas mayores”. “Tal vez me haya mentido a mí misma para no aceptar que tengo incontinencia, tal vez sí, pero no me habría añadido en la clasificación porque supongo que el estereotipo es que cuando escuchas incontinencia piensas que es una condición de una persona mayor”.

Connotaciones negativas

Las mujeres dudaron en etiquetarse como incontinentes debido a las asociaciones negativas:

“Oh Dios, las connotaciones son terribles, ¿no? Tener pérdidas de orina suena mejor que la incontinencia urinaria”.

“La incontinencia urinaria solo me hace pensar en pañales para adultos, compresas Tena y todo ese tipo de cosas, así que sí. Y suena también como algo muy permanente”.

“No pongo ese término porque siempre pensamos que la incontinencia sucede cuando eres mayor, y estás en un hogar de ancianos y eres incontinente en ese momento, pero sé que tengo incontinencia de estrés, simplemente no use el término ya que me hace sentir mayor, y como si fuera un problema mayor. Solían decir una “anciana con fugas”.

“Suena como algo muy definitivo, profesional y serio”.

Retrasar la búsqueda de ayuda

Estas creencias podrían retrasar o impedir que las mujeres busquen ayuda en un profesional de la salud.

“A pesar de tener un historial de salud, me cuesta- para mí, la incontinencia es algo más grave, aunque la realidad es que tengo incontinencia. Todavía no lo veo como un gran problema porque siento en mi cabeza digo “solo es una pequeña fuga, son unas gotas, eso es todo lo que tengo”, por lo tanto, no, no tengo incontinencia si no pierdo todo el contenido de mi vejiga , ¿sabes a qué me refiero con?…Y aunque, como digo, sé la respuesta a eso, aun así mi respuesta inmediata si me preguntaran si tengo incontinencia sería “no, no lo sé” … Es un problema de definición y ¡una confesión también!”

Todo esto nos dice que hay una falta de información y un estigma en torno a la incontinencia urinaria, lo que ayuda a continuar con la idea errónea de que la pérdida de orina después del parto es “normal”.

Las mujeres viven con la pérdida de orina, y muchas usan estrategias como usar compresas, cambiarse la ropa interior con frecuencia y buscar dónde están los baños más cercanos cuando salen. Algunas mujeres dejan de hacer ejercicio o cambian el tipo y la cantidad de ejercicio que hacen y algunas mujeres incluso reducen y restringen la cantidad de líquidos que beben. Nuestro mensaje es: desafía lo que crees saber sobre la incontinencia, aprende a controlarla y no dejes que te controle a ti ni a la forma en que vives tu vida.

Clara

Clara es madre de tres hijos de 4, 7 y 10 años y tuvo problemas de IU durante el posparto. Escucha a Clara aqui (2 minutos y 47 segundos).

Caridad

Caridad tiene dos hijos y nos habla sobre su problema de incontinència urinària. Escucha a Caridad aqui (2 minutos y 18 segundos).

A continuación, en nuestro ejercicio interactivo, te pedimos que pienses que sabes sobre la incontinencia, y te explicaremos algunos conceptos erróneos más comunes.

Share this article:

This article is from the free online course:

La Salud de la Mujeres en el Postparto

Trinity College Dublin