Volver a hacer ejercicio: cuestiones a tener en cuenta

Las mujeres que hacen ejercicio de manera regular y lo ven sencillamente como parte de un estilo de vida saludable tienen menos riesgo de sufrir un ataque al corazón, un derrame o diabetes, y tienen más densidad ósea, más fuerza y una mayor calidad de vida a medida que envejecen. El ejercicio físico es importante para tener un cuerpo sano y fuerte que esté preparado para los retos físicos de la vida, no solamente para criar a tus hijos, sino también, y especialmente, a medida que envejezcas.

Hay algunas cuestiones a tener en cuenta antes de volver a hacer ejercicio después de haber tenido un bebé.

Tu historial de ejercicio

  • Si estabas activa antes y durante el embarazo, ten cuidado de no hacer demasiado y demasiado pronto. Tu cuerpo necesita tiempo para recuperarse, sé constante y paciente, y ve a más hasta llegar a los niveles anteriores de manera gradual.
  • Si hacías poco ejercicio o no hacías ejercicio antes ni durante el embarazo, no intentes lanzarte a una rutina de ejercicio intensa todavía. Empieza suavemente y ve a más poco a poco.

Tu parto

Las mujeres dan a luz de muchas maneras distintas.

  • En función de cómo diste a luz a tu bebé, es posible que necesites cambiar tu rutina de ejercicio.
  • Hablaremos de ello en el siguiente apartado.

Retos

Después del embarazo, la hormona relaxina puede seguir en tu cuerpo durante unos 4-6 meses después del parto, por lo que tus ligamentos y tus músculos del suelo pélvico serán más vulnerables a sufrir lesiones durante el período posnatal.

  • Tendrás menos estabilidad de la zona abdominal (core), ya que tus músculos se han estirado de manera natural durante el embarazo y necesitan tiempo y cuidado para recuperarse, especialmente después de una cesárea.

  • Es posible que surja alguna dificultad física si sufres separación de los músculos abdominales, también conocida como diástasis de los rectos abdominales (DRA). Puede verse si, al moverte, parte de tu abdomen sobresale o está abombado.

  • Otras dificultades pueden surgir si tienes problemas de control de esfínteres después del parto o si todavía tienes dolor de espalda o en el cinturón pélvico. Si tienes molestias en el suelo pélvico o una sensación de algo que baja en la vagina, pérdidas de orina mientras haces ejercicio o tus músculos abdominales abombados, tienes que reducir la intensidad de tu programa de ejercicios o cambiar los ejercicios para fortalecer el suelo pélvico y la zona abdominal a un nivel que resulte apropiado para ti.

  • Es importante que la intensidad del ejercicio que hagas corresponda a tu fuerza y control del suelo pélvico y de los músculos abdominales para evitar empeorar los síntomas físicos. En el siguiente apartado veremos qué plazos puedes marcarte para hacer ejercicio después del parto.

Escucha siempre a tu cuerpo.

Advertencia: si has tenido alguna complicación durante el embarazo o al dar a luz, o tienes algún problema médico, habla con tu matrona, doctor o fisioterapeuta antes de empezar cualquier tipo de ejercicio.

Share this article:

This article is from the free online course:

La Salud de la Mujeres en el Postparto

Trinity College Dublin