Skip main navigation

Enfoque G20 – Información sobre la experiencia de Argentina en la aplicación del impuesto al carbono sobre los combustibles líquidos en diferentes sectores.

Argentina y su Impuesto a los Combustibles Líquidos y al Dióxido de Carbono
Enfoque G20 – Argentina y su impuesto al carbono sobre los combustibles líquidos

El 28 de diciembre de 2017, el Congreso promulgó la Ley de Reforma Tributaria nr. 27.430 y, con ella, el nuevo Impuesto al Carbono de Argentina (“Impuesto al Dióxido de Carbono”) que cubre la mayoría de los combustibles líquidos (fuelóleo, carbón mineral y coque de petróleo). Grava las emisiones de GEI implícitas en los combustibles fósiles dado el uso típico mediante la adopción de factores de emisión estándar fijos por volumen o masa, basados en un precio de 10 USD/tCO2e. [1]

Debido a la depreciación del peso argentino en 2018, la tasa del impuesto al carbono equivalente es de 6 USD/tCO2e a partir del 1 de abril de 2019. Para el fuelóleo, el carbón mineral y el coque de petróleo, el tipo impositivo entró en vigencia a principios de 2019, al 10% del tipo impositivo íntegro, y aumentará anualmente en 10 puntos porcentuales para alcanzar el 100% en 2028 [2]. Se estimó que el impuesto al carbono cubriría alrededor del 20% de las emisiones de GEI del país y recaudaría aproximadamente ARS 8.500 millones (USD 300 millones). El gas natural está exento del impuesto, al igual que el GNC [3] y el consumo de combustible en la aviación y el transporte marítimo internacional, así como la exportación de estos combustibles. [4]

¿Cómo se distribuyen los impuestos a los combustibles líquidos entre los diferentes sectores en Argentina? [5]

Dentro del sector de transporte por carretera, la gasolina se grava a un tipo impositivo efectivo más alto que el diésel. El gas natural está sujeto al recargo sobre el gas natural. Los biocombustibles no están gravados; sólo se grava la proporción de combustible fósil cuando se mezclan.

En el sector fuera de carretera, el fuelóleo y el diésel no están sujetos a impuestos cuando se utilizan para la navegación (“marítima”). El queroseno para aviones y la gasolina de aviación utilizados para la aviación nacional están gravados como queroseno y gasolina regulares. El gas natural utilizado en el transporte por tubería está gravado.

En el sector industrial, los combustibles fósiles generalmente están sujetos a impuestos cuando se utilizan para fines de calefacción y para alimentar motores estacionarios. Sólo el impuesto al carbono se aplica al fuelóleo, al coque de petróleo y al carbón mineral. Los combustibles utilizados para procesos de transformación de energía distintos de la generación de electricidad y la calefacción (por ejemplo, carbón coquizable a coque) no están sujetos a impuestos.

Se grava el combustible fósil utilizado en la agricultura, excepto el GLP [6]. Los combustibles pesqueros no están sujetos al Impuesto al Carbono, pero los balances energéticos no reportan tal uso para Argentina. Los biocombustibles no están gravados.

En el sector residencial y comercial, el GLP no está gravado, como en los demás sectores. El gas natural está gravado. Los biocombustibles no están gravados.

Los combustibles fósiles utilizados para generar electricidad están gravados. El consumo final de electricidad también está gravado, pero la tasa es comparativamente baja y apenas perceptible.

References:

  1. https://www.thepmr.org/system/files/documents/Argentina%2018-04-11%20Tax%20reform%20-%20Carbon%20tax.pdf
  2. https://documents1.worldbank.org/curated/en/191801559846379845/pdf/State-and-Trends-of-Carbon-Pricing-2019.pdf
  3. Gas Natural Comprimido
  4. https://www.thepmr.org/system/files/documents/Argentina%2018-04-11%20Tax%20reform%20-%20Carbon%20tax.pdf
  5. https://www.oecd.org/countries/argentina/taxing-energy-use-argentina.pdf
  6. Gas licuado del petróleo
This article is from the free online

Mercados de Carbono: Lecciones Europeas para la Acción Climática Transnacional

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Our purpose is to transform access to education.

We offer a diverse selection of courses from leading universities and cultural institutions from around the world. These are delivered one step at a time, and are accessible on mobile, tablet and desktop, so you can fit learning around your life.

We believe learning should be an enjoyable, social experience, so our courses offer the opportunity to discuss what you’re learning with others as you go, helping you make fresh discoveries and form new ideas.
You can unlock new opportunities with unlimited access to hundreds of online short courses for a year by subscribing to our Unlimited package. Build your knowledge with top universities and organisations.

Learn more about how FutureLearn is transforming access to education