Skip main navigation

Adaptación de la gestión de casos durante la COVID-19 y otros BEI

Examinar las consideraciones clave para adaptar los servicios de coordinación asistencial de forma que puedan continuar sin riesgos durante laCOVID-19
Los pasos en el proceso de coordinación asistencial permanecen sin cambios en los BEI, pero el enfoque para cada paso debe revisarse y adaptarse de acuerdo con el contexto.
Recuerde que incluso si el acceso no está afectado notablemente en su contexto como resultado de las medidas de salud pública, es importante prepararse con anticipación para un posible acceso limitado a los niños y sus familias como resultado de un BEI.
La siguiente sección está tomada de la nota técnica COVID-19: Guía de gestión de casos de Protección de la Niñez. En la nota se describen algunas consideraciones clave y áreas prioritarias a fin de adaptar los servicios de coordinación asistencial durante la COVID-19 y otros BEI para poder continuar con seguridad los servicios destinados a los niños más vulnerables. Las consideraciones clave se clasifican por nivel de riesgo asociado y son aplicables a todos los casos abiertos, así como a los nuevos.
##Consideraciones clave para adaptar la gestión de casos en la COVID-19 y otros BEI: casos actuales##
1. Ajustar los criterios de priorización de casos a la situación de la COVID-19 u otro BEI y la política gubernamental.
2. Realizar una revisión y asignar niveles de riesgo actualizados según el número de casos actual.
  • El supervisor y el asistente social revisan todos los casos abiertos y vuelven a priorizarlos, según la situación del BEI, a distancia o en persona cuando sea posible.
  • Dar prioridad a los casos de alto riesgo. Las preguntas orientadoras para la repriorización incluyen:
  • ¿Cuál es la situación actual del niño? ¿Ha habido algún cambio menor o mayor que afecte al niño o a sus cuidadores como resultado de la pandemia?
  • ¿Cuál es la probabilidad de que la seguridad y el bienestar del niño empeoren debido a la crisis actual? (Determine los riesgos específicos y documéntelos, si es posible).
  • ¿Qué tipo de apoyo requiere el niño y cómo se gestión de casos social y la seguridad del niño para cada acción priorizada? (Documéntelo en el plan del caso, si es posible).
3. Determinar cuáles son las necesidades de adaptación requeridas para los servicios de coordinación asistencial, ya sea como medidas de preparación o para la implementación inmediata, según la etapa de la COVID-19 u otro BEI en su contexto: Consideraciones para la adaptación:
  • Reuniones presenciales: continúelas cuando sea seguro y apropiado. Facilite equipos de protección personal. Llame con anticipación para averiguar si alguna persona en el hogar está experimentando síntomas de COVID-19 o cree que ha estado expuesta al virus. Si el asistente social no puede visitar el domicilio, establezca un lugar seguro alternativo para reunirse.
  • Comunicaciones telefónicas y reuniones por video: utilícelas si son accesibles para el niño o cuidador, como complemento o como alternativa a las visitas.
  • Solo si es seguro y pertinente trabaje con miembros confiables de la comunidad, voluntarios o miembros del comité de protección de la infancia para dar seguimiento a los casos.
  • Cree o actualice planes de seguridad para el niño o cuidador/adulto de confianza.
  • Determine qué recursos se necesitan para implementar las adaptaciones propuestas (por ejemplo, crédito telefónico, materiales de apoyo psicosocial, tarjetas de bolsillo para servicios de derivación).
  • Asigne y prepare un asistente social de respaldo para que cubra los casos si el asistente social principal se enferma o no puede continuar brindando servicios.
  • Si se modifican los servicios de gestión de casos, documente la modalidad de prestación de servicios adaptada e inclúyala como anexo de los procedimientos operativos estándar de coordinación asistencial.
4. Para todos los casos de alto riesgo:
  • Mantenga el apoyo de coordinación asistencial para todos los casos de alto riesgo. Siempre que sea posible, realice visitas en persona en los casos más urgentes o que amenacen la vida. Cuando se imponen restricciones al movimiento, puede ser necesario que los agentes pidan permiso a las autoridades para asegurar la continuidad de los casos de alto riesgo o que identifiquen quiénes, dentro del gobierno u otra agencia de protección de la infancia, pueden brindar apoyo inmediato.
  • Presente el asistente social sustituto al niño y/o al adulto de confianza si se hace un traspaso temporal del caso debido a una enfermedad o restricciones debidas a la COVID-19 que afecten la capacidad de continuar con los servicios de coordinación asistencial.
  • Documente de qué forma el asistente social sustituto accederá de manera segura a la información del caso durante el período de cobertura.
5. Para casos de riesgo medio y bajo
  • Revise y establezca prioridades en función de las necesidades evaluadas. Comparta la información de contacto de los asistentes sociales con el niño y/o el cuidador o adulto de confianza. Haga un seguimiento telefónico cuando no sea posible hacerlo en persona. Estudie las opciones de apoyo seguro de la comunidad.

Consideraciones clave para adaptar la coordinación asistencial en la COVID-19 y otros BEI: casos nuevos

Se deben adaptar los criterios de coordinación asistencial a los casos nuevos a considerar:
  • Familia/niño directamente afectado por el BEI: mayor angustia, pérdida de medios de vida, separación familiar y niños aislados sin la atención adecuada (solos en casa debido a la enfermedad de los cuidadores, en observación o en centros de tratamiento), huérfanos (muerte de madre, padre o cuidador debido a la enfermedad), etc.
  • Familia/niño afectado indirectamente por el BEI: violencia doméstica, violencia sexual y de género, matrimonio infantil, embarazo adolescente, trata, trabajo infantil, mayor riesgo para niños o cuidadores con discapacidades o enfermedades crónicas, niños migrantes, niños que viven en la calle o en centros de atención residencial, niños asociados con fuerzas armadas o grupos armados, niños detenidos, etc.
  • Se deben establecer protocolos claros y específicos de la situación del BEI en cada ubicación operativa para la detección y admisión de nuevos casos (revise y actualice los protocolos con regularidad).
Recuerde que será necesaria toda la contextualización y adaptación de la coordinación asistencial para que los procesos reflejen la capacidad del personal en el país, el acceso a la tecnología y las medidas de prevención y respuesta ante el virus que se implementen en cualquier momento dado.
¿Le interesa leer más? Consulte la guía COVID-19: Guía de gestión de casos de Protección de la Niñez de La Alianza para la Protección de la Infancia en la Acción Humanitariaria y el anexo sobre la coordinación asistencial telefónica.
This article is from the free online

Protección de la infancia durante la COVID-19 y otros brotes de enfermedades infecciosas

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Our purpose is to transform access to education.

We offer a diverse selection of courses from leading universities and cultural institutions from around the world. These are delivered one step at a time, and are accessible on mobile, tablet and desktop, so you can fit learning around your life.

We believe learning should be an enjoyable, social experience, so our courses offer the opportunity to discuss what you’re learning with others as you go, helping you make fresh discoveries and form new ideas.
You can unlock new opportunities with unlimited access to hundreds of online short courses for a year by subscribing to our Unlimited package. Build your knowledge with top universities and organisations.

Learn more about how FutureLearn is transforming access to education

close