Skip main navigation

Adicción a los alimentos: un punto de vista clínico

En este artículo, discutimos la relevancia de la adicción a la comida desde un punto de vista psicoterapéutico, centrándonos en los trastornos aliment
Graphic image of a brain full of food items
© University of Torino/Dr. Camilla Scalco

A lo largo de esta semana hemos explorado los sistemas de recompensa, su relación con la alimentación y el concepto de adicción alimentaria desde un punto de vista biológico.

En este paso presentamos una entrevista con un psicólogo y psicoterapeuta cognitivo-conductual, y comentamos cómo el concepto de adicción a los alimentos puede resultar útil en un entorno clínico y cómo relacionarlo con nuestra vida diaria. La entrevista ha sido traducida y el artículo editado para mejorar la fluidez y está seguido de la descripción de dos casos clínicos.

  • P: Dr. Scalco, gracias por esta entrevista. ¿Puede presentarse brevemente a nuestros estudiantes?

  • R:Gracias por invitarme. Soy Camilla Scalco y soy psicoterapeuta. Un enfoque de mi actividad clínica es el tratamiento de los trastornos alimentarios y la obesidad, y hoy me gustaría compartir mi enfoque y algunos casos con sus estudiantes.

  • P: El tema de nuestra entrevista es la adicción a los alimentos. Lo presentamos en el último paso, revisando algunos estudios tanto en humanos como en modelos animales. ¿Influye este concepto en su estrategia clínica?

  • R: La adicción a los alimentos se ha propuesto como una posible causa de los trastornos alimentarios caracterizados por una alimentación no controlada, como los trastornos compulsivos o la bulimia nerviosa. Sin embargo, creo que este concepto es incompleto e inadecuado como explicación para este tipo de trastornos alimentarios. Para explicar por qué, primero necesito presentar los factores que subyacen en los trastornos alimenticios “relacionados con la adicción”.

  • P: ¿Podría presentar estos factores?

  • A: Desde luego. Todos los trastornos alimentarios, aunque sus síntomas difieran, comparten un núcleo psicopatológico: una preocupación excesiva por el peso corporal, la forma y la nutrición alimentaria (ver [1]). Esta preocupación se define como la tendencia de los pacientes a juzgar su valor en términos de peso y forma corporal.

  • P: Entonces, en su opinión, ¿el “núcleo” no es biológico?

  • R:_No, creo que los trastornos psicológicos y mentales son las consecuencias de múltiples factores: factores genéticos y biológicos; acontecimientos de la vida, crianza, vida familiar, relaciones sociales, etc.

  • P: ¿Cree entonces que la adicción a los alimentos comparte algún elemento con otras adicciones?

  • R:La adicción a los alimentos, de hecho, comparte algunas similitudes con otras adicciones, como los antojos, la negación del problema y los intentos infructuosos de dejar de fumar…

  • P: Pero también hay diferencias…

  • A:Sí. Como describiré en uno de mis ejemplos clínicos, en los trastornos compulsivos y la bulimia no existe una sustancia específica que sea ansiada y consumida. El elemento definitorio es la cantidad de alimentos consumidos, no el alimento específico elegido.

  • P:¿Existen otras diferencias?

  • R: Sí, las hay. Quienes sufren trastornos alimenticios tratan de evitar los atracones incluso antes de buscar ayuda especializada, pero las personas que sufren otras adicciones no siguen el mismo patrón y deben sentirse expresamente motivadas para evitar la sustancia.

Esto también provoca conductas autorestrictivas y una mayor vulnerabilidad ante episodios no controlados, lo que lleva a restringir los ciclos recurrentes.

  • P: Ahí reside entonces una similitud con la alimentación restringida…

  • R:Sí, en cierto modo. Como he dicho antes, existen factores de riesgo que no están directamente relacionados con la nutrición. Los episodios de alimentación incontrolada suelen ser un modo de afrontar las emociones extremas, no la adicción a los alimentos.

  • P: Gracias por sus respuestas. ¿Puede presentarnos los casos clínicos que desea compartir con nosotros?

  • R: Son dos mujeres: una paciente de 32 años que sufre bulimia nerviosa, pero no sobrepeso, y una paciente de 66 años con una larga historia de obesidad por trastorno por consumo compulsivo, o atracones.

Caso 1

Mary es la primera paciente que describiré. En uno de nuestros encuentros, compartió conmigo la descripción de uno de sus atracones:

“Salí de mi oficina con un deseo terrible de devorar comida. Estaba nerviosa y me sentía inútil. Ya había tomado dos pralinés de chocolate y tres cafés con azúcar, así que fui al supermercado y llené rápidamente la cesta, impulsada por el deseo de pagar y encerrarme en mi coche. Una vez en el coche, comí una barra de chocolate, galletas de coco y luego galletas de chocolate. Sentía náuseas, pero no podía parar, y pasé a los alimentos salados. Primero unos cacahuetes, luego algo de focaccia y galletas saladas. Al final estaba desesperada y ni siquiera pude terminar la focaccia. Tuve que mover el coche y me sentía enferma. Me doblé con calambres y vomité. No comí nada más hasta el siguiente almuerzo… donde solo comí una ensalada sin aliño. Pero con algunos palitos de pan…

Comentario sobre el caso 1

En este caso, el paciente no tenía un deseo o antojo de alimentos específicos, sino simplemente un “impulso de devorar” la comida. La cantidad de comida supera ampliamente lo que sería necesario para calmar el hambre.
Le sigue una cadena de emociones negativas vinculadas a la baja autoestima, la pérdida de control y culpabilidad, y la estricta dieta adoptada inmediatamente para “equilibrar” el episodio de alimentación incontrolada, que faltaría en la adicción a las sustancias.

Caso 2

Joanne, la segunda paciente, ha sufrido un trastorno por ingesta impulsiva durante 35 años y describe las noches como el peor momento del día.
“Alcanzo mi punto más débil durante las noches, cuando estoy sola. Tal vez como correctamente durante todo el día, sigo mi dieta y me siento saciada, pero por las noches estoy rodeada de silencio, de aburrimiento, de oscuridad y necesito algo dulce, algo que me reconforte. Así que busco la escalera de mano…” (nota: la paciente “esconde” los alimentos peligrosos en el estante más alto de la despensa para evitar tenerlos a mano).
“Cuando hago esto, ya sé que estoy tirando todo mi esfuerzo a la basura, pero no puedo parar. Estoy enfadada. Y quiero un bizcocho. Me como la primera galleta sin llegar siquiera a bajar de la escalera, luego me como otra. En ese momento estoy enfadada conmigo misma, sé que lo he estropeado todo. Así que saco un pastel, el que tenía guardado para la visita de mis amigos. Me comí la mitad, luego me fui a la cama y lloré de rabia. Nunca lo lograré…”

Comentario sobre el caso 2

En este ejemplo, observamos cómo la pérdida de control se produce tras la “ruptura” de las normas, incluso con una sola galleta. Este comportamiento del “todo o nada” es típico de los trastornos alimentarios. Comer un poco de un alimento “prohibido” es lo mismo que tener un atracón.

  • P: En resumen, ¿qué nos dicen estos casos?
  • R:Estos dos ejemplos muestran la complejidad de la psicopatología que subyace en los trastornos alimentarios y cómo el concepto de adicción a los alimentos no puede explicarlo.

La adicción a los alimentos es un concepto interesante y debe investigarse más a fondo mediante estudios de neuroimagen y neurobiológicos, pero se encuentra en un momento de validez y utilidad limitadas para diagnosticar y tratar los trastornos alimentarios.

© University of Torino/Dr. Camilla Scalco
This article is from the free online

Alimentación: la relación entre la comida, el intestino y el cerebro

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Our purpose is to transform access to education.

We offer a diverse selection of courses from leading universities and cultural institutions from around the world. These are delivered one step at a time, and are accessible on mobile, tablet and desktop, so you can fit learning around your life.

We believe learning should be an enjoyable, social experience, so our courses offer the opportunity to discuss what you’re learning with others as you go, helping you make fresh discoveries and form new ideas.
You can unlock new opportunities with unlimited access to hundreds of online short courses for a year by subscribing to our Unlimited package. Build your knowledge with top universities and organisations.

Learn more about how FutureLearn is transforming access to education