Skip main navigation

Hurry, only 3 days left to get one year of Unlimited learning for £249.99 £174.99. New subscribers only. T&Cs apply

Find out more

Emociones primarias y secundarias

En este artículo, presentamos brevemente los temas que trataremos con más detalle durante el resto de esta actividad

Cuáles son las emociones primarias y secundarias?

Una emoción es un estado mental y fisiológico que dirige nuestra atención y guía nuestro comportamiento.

Se cree que las emociones más fundamentales son universalmente comunes a todas las culturas. Por ejemplo, probablemente pueda identificar correctamente la emoción expresada en la siguiente foto.

Canva-Disgust

Así, ¿cuáles son las emociones básicas o primarias?

  • ira
  • asco
  • miedo
  • tristeza
  • felicidad y
  • sorpresa

Estas emociones básicas tienen una larga historia en la evolución humana y se desarrollaron, en gran parte, para ayudarnos a emitir juicios rápidos sobre los estímulos y guiar correctamente el comportamiento.

Además de estas emociones básicas, los científicos han descrito un conjunto mayor y más complejo de emociones secundarias.

Estas se acompañan de procesos cognitivos y pueden clasificarse en más de una dimensión: pueden oscilar entre un nivel bajo y alto de excitación, o de ser desagradables a ser agradables. Por ejemplo, sentirse relajado se describe como algo agradable acompañado de un bajo nivel de excitación.

Una distinción importante entre emociones básicas y secundarias es la velocidad de procesamiento.

Nuestra respuesta a una emoción básica como el miedo, por ejemplo, es inmediata y rápida. Vemos a un niño corriendo delante de nuestro coche e inmediatamente pisamos el freno. Nuestro corazón se acelera y se libera adrenalina.

En cambio, nuestra respuesta a una emoción secundaria es más lenta, como la tristeza que sentimos por la pérdida de una mascota querida. Estas emociones suelen ser más complejas y refinadas.

¿Qué emociones tienen más probabilidades de afectar a nuestra ingesta de alimentos?

En relación con nuestra conducta alimentaria, las emociones secundarias desempeñan un papel importante a la hora de determinar si comemos y qué comemos.

Pueden provocar una respuesta de conducta alimentaria causada por la ingesta de alimentos o la visión de ciertos alimentos.

Su papel, sin embargo, no es exclusivo. El miedo, por lo general, inhibe el hambre: esto tiene sentido desde un punto de vista biológico y evolutivo, ya que este mecanismo evolucionó para surgir cuando la supervivencia a corto plazo se encontrara repentinamente en peligro.

Otras emociones primarias pueden modular la alimentación en ambas direcciones: algunas personas podrían comer menos cuando están tristes, mientras otras podrían aumentar su ingesta.

Analizaremos este tema más en profundidad en los próximos pasos.

This article is from the free online

Alimentación: la relación entre la comida, el intestino y el cerebro

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Reach your personal and professional goals

Unlock access to hundreds of expert online courses and degrees from top universities and educators to gain accredited qualifications and professional CV-building certificates.

Join over 18 million learners to launch, switch or build upon your career, all at your own pace, across a wide range of topic areas.

Start Learning now