Skip main navigation

El desafío mundial del desperdicio alimentario

An article defining food waste and food loss and showing where they occur in the supply chain as well as the scale of their impact globally and in EU.
A pie chart with two thirds in blue representing what we eat, and one third in yellow representing what we throw away
© EIT Food

En 2011, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estimó que aproximadamente un tercio de los alimentos producidos para consumo humano se pierde o desperdicia a nivel mundial, lo que equivale a 1.300 millones de toneladas al año [1].

Este fue el primer informe para concienciar sobre el desperdicio de alimentos como un problema global y para vincular el desperdicio de alimentos y las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, esta es solo una estimación muy aproximada y todavía es ampliamente citada porque la información actualizada es difícil de encontrar. En octubre de 2019, la FAO publicó un nuevo informe [2] en el que sustituía esta amplia estimación por dos índices: el Índice de Pérdidas de Alimentos (IPA) y el Índice de Desperdicio de Alimentos (IDA). Pero lo más importante es que el informe destaca el sorprendente hecho de que sabemos muy poco sobre la cantidad de comida que se pierde o desperdicia, o dónde y por qué sucede esto.

Pérdida y desperdicio de alimentos: ¿cuál es la diferencia?

La idea de perder o desperdiciar alimentos suena sencilla, pero sus definiciones varían entre organizaciones y entre países. En su informe de 2019, la FAO propuso nuevas definiciones basadas en un consenso alcanzado en consulta con expertos, explicando que la pérdida y el desperdicio de alimentos es la disminución en la cantidad o calidad de los alimentos a lo largo de la cadena de suministro. La disminución de la calidad puede estar relacionada con la nutrición, la cosmética o la seguridad.

La distinción entre los dos términos es:

Pérdida de alimentos

La disminución de la cantidad o calidad de los alimentos resultante de las decisiones y acciones de los proveedores de alimentos que afectan al suministro de alimentos. Si se reducen las pérdidas de alimentos, aumenta el suministro de alimentos a la cadena alimentaria. La pérdida de alimentos se produce en las primeras etapas de la cadena de suministro de alimentos, no a nivel del minorista, el servicio alimentario y el consumidor.

Un ejemplo de pérdida de alimentos se produce cuando los productos frescos que no cumplen las normas del mercado en cuanto a forma, color o madurez se retiran de la cadena de suministro antes de llegar a los minoristas.

Desperdicio de alimentos

La disminución de la cantidad o la calidad de los alimentos resultante de decisiones y acciones de los consumidores o de los minoristas y proveedores de servicios alimentarios que afectan al comportamiento de los consumidores.

Por ejemplo, los alimentos comestibles que se consideran caducados son desechados tanto por minoristas como por consumidores, y las sobras comestibles son desechadas por los hogares.

Es importante señalar que los alimentos desviados a otros usos, como la alimentación animal, no se consideran pérdida o desperdicio de alimentos, así como desechar las partes no comestibles de los productos frescos, aunque pueda haber una pérdida económica.

una versión simplificada de la cadena de suministro de alimentos que muestra que la pérdida de alimentos se produce durante la producción primaria y el procesamiento y el desperdicio de alimentos se produce a nivel minorista y de servicio de alimentos/hogar

En la cadena de suministro, ¿dónde se producen pérdidas y desperdicios de alimentos?

La pérdida y el desperdicio de alimentos son el resultado de una combinación de causas directas y factores indirectos en diferentes etapas de la cadena alimentaria.

  • En la explotación: las pérdidas en la explotación pueden producirse antes, durante o después de la cosecha. Las causas incluyen el tiempo de cosecha inadecuado, condiciones climáticas severas inesperadas, prácticas de recolección y manipulación, infestación por plagas o enfermedades, infraestructura y desafíos de comercialización (es decir, el coste de llegar al mercado es demasiado elevado en relación con el precio del mercado). En el caso del pescado, la carne y los productos animales, las causas importantes de pérdida incluyen prácticas inadecuadas de recolección, matanza, manipulación o almacenamiento.

  • Almacenamiento: las pérdidas significativas se deben a un almacenamiento inadecuado (p. ej., gestión deficiente de la temperatura y la humedad, desinfección insuficiente, almacenamiento prolongado debido a la falta de transporte); mala gestión logística (mala manipulación de productos delicados); así como a decisiones tomadas en etapas anteriores de la cadena de suministro que hacen que los productos tengan una vida útil más corta.

  • En tránsito: pérdidas por falta de transporte adecuado (por ejemplo, camiones refrigerados), mal funcionamiento técnico o error humano. El transporte introduce una brecha temporal entre las distintas etapas de la cadena de suministro de alimentos, desde la producción hasta el consumo. Este lapso de tiempo aumenta el riesgo de que los alimentos puedan dañarse o perderse debido al calor excesivo, el frío, la humedad o los daños en tránsito, o la contaminación.

  • Procesamiento y embalaje: aquí las pérdidas suelen ser el resultado de un error humano, una mala gestión o un mal funcionamiento técnico que llevan al rechazo del producto final debido al incumplimiento de las normas impuestas por los compradores. Los alimentos procesados también pueden perderse o desperdiciarse debido a una mala previsión de pedidos y a procesos de fabricación ineficientes.

  • En la tienda: las causas del desperdicio de alimentos a nivel minorista están vinculadas a la vida útil limitada de los alimentos perecederos; eliminación de productos de aspecto «imperfecto»; exceso de existencias; variabilidad en la demanda; exposición y envasado inadecuados de productos; alimentos no vendidos antes de las fechas de «consumo preferente» y «caducidad».

  • En el punto de consumo: se desperdician cantidades importantes de alimentos en establecimientos de hostelería y servicios de comidas, incluidos comedores escolares y de personal, hospitales, restaurantes, bares, hoteles y centros de ocio. Las causas incluyen almacenamiento inapropiado de alimentos; mala gestión de existencias, planificación de menús o previsión de la demanda; control inexacto de las raciones y comportamiento del consumidor y del personal que puede causar desecho, desperdicio durante la preparación de alimentos, exceso de comida no servida y sobras en los platos de los clientes.

  • En el hogar: los residuos de los consumidores a menudo son causados por una mala compra y planificación de las comidas; una compra excesiva (influenciada por porciones y tamaños de envases demasiado grandes); una compra por impulso (promociones o descuentos a granel como tres por dos); confusión sobre las etiquetas (‘fecha de consumo preferente’ y ‘fecha de caducidad’); y una mala gestión del almacenamiento o del inventario en el hogar: preparar demasiada comida y no saber cómo usar las sobras.

Y, a medida que las cadenas alimentarias se hacen más largas, el alimento pasa por muchas más manos antes de que nos llegue con una probabilidad correspondientemente mayor de convertirse en pérdida o desperdicio.

Estimaciones actuales de pérdidas y desperdicios de alimentos

El informe de la FAO de 2019 estimó que, a nivel mundial, alrededor del 14 % de los alimentos del mundo se pierden [IPA] de la producción antes incluso de llegar al nivel minorista. Las estimaciones del Índice de Desperdicio de Alimentos siguen siendo elaboradas por ONU Medio Ambiente y complementarán el Índice de Pérdidas de Alimentos para proporcionar una mejor comprensión de cuánto alimento se pierde o desperdicia en el mundo.

Estas definiciones e índices más precisos permitirán a la FAO medir el progreso hacia los [Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)] de las Naciones Unidas (http://www.fao.org/sustainable-development-goals/indicators/1231/en/), adoptados en 2015, pidiendo una reducción del desperdicio mundial de alimentos para 2030.

¿Cuál es la situación de la pérdida y el desperdicio de alimentos en la UE?

Gráfico que muestra la cadena de suministro con cajas entrelazadas que representan Agricultura (11 %), Procesamiento (19 %), Comercio minorista (5 %), Servicio de alimentos (12 %), Hogar (53 %). Las tres últimas cajas representan el 70 % del desperdicio de alimentos

Pérdida y desperdicio alimentario en toda la cadena de suministro en la UE en 2012.

Entre 2012 y 2016 se llevó a cabo un proyecto de investigación a gran escala financiado por la UE, FUSIONS. Con datos de 2012 (nótese que los últimos datos de la FAO son más recientes), este proyecto estimó que se desperdician anualmente 88 millones de toneladas de alimentos producidos en Europa. Esto equivale al 20 % de todos los alimentos producidos en la UE. Esta estimación incluye tanto las partes comestibles como las no comestibles de los alimentos y equivale a 173 kg de residuos de alimentos por persona. Se estima que los costes asociados al desperdicio de alimentos para la UE en 2012 rondarán los 143 mil millones de euros.

Más de la mitad de los residuos alimentarios totales en la UE (47 millones de toneladas) se generan en los hogares, y el 70 % de los residuos proceden de los hogares, los servicios de alimentación y el comercio minorista.

La mala noticia es que somos la mitad del problema, pero lo bueno es que… ¡podemos ser la mitad de la solución!

Hemos establecido la escena proporcionando muchos datos y números. ¿Cuáles le sorprendieron? Comparta sus opiniones con otros alumnos en la sección de comentarios que encontrará a continuación.

© EIT Food
This article is from the free online

Del desperdicio al valor: cómo abordar el desperdicio de alimentos

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Our purpose is to transform access to education.

We offer a diverse selection of courses from leading universities and cultural institutions from around the world. These are delivered one step at a time, and are accessible on mobile, tablet and desktop, so you can fit learning around your life.

We believe learning should be an enjoyable, social experience, so our courses offer the opportunity to discuss what you’re learning with others as you go, helping you make fresh discoveries and form new ideas.
You can unlock new opportunities with unlimited access to hundreds of online short courses for a year by subscribing to our Unlimited package. Build your knowledge with top universities and organisations.

Learn more about how FutureLearn is transforming access to education