Skip main navigation

La jerarquía del uso de alimentos

Article on the food use hierarchy which ranks the various strategies for managing food waste.
© EIT Food

Como ha visto, el desperdicio de alimentos provoca la pérdida, no solo de los alimentos en sí, sino de todos los recursos que se dedicaron a crearlos, como tierra, agua, mano de obra, energía, combustible, envases, etc. Y cuando el desperdicio de alimentos va a los vertederos libera gases de efecto invernadero (GEI), principalmente metano, que es 23 veces más potente que el dióxido de carbono [1].

Muchas organizaciones que participan en los esfuerzos para abordar la pérdida y el desperdicio de alimentos han desarrollado «jerarquías de gestión» que clasifican diversas estrategias para ello. Suelen denominarse jerarquías de «gestión de residuos», «recuperación de alimentos» o «uso de alimentos», y se presentan habitualmente en un diagrama en forma de pirámide invertida, como el que figura a continuación. Estas jerarquías proporcionan pautas útiles para que los gobiernos nacionales y regionales, los fabricantes de alimentos, las tiendas de comestibles, los agricultores y los consumidores decidan cómo prevenir y gestionar el desperdicio de alimentos.

La jerarquía de residuos de alimentos se centra en ofrecer la mejor opción ambiental para tratar los residuos. Por lo tanto, la «prevención» está en la parte superior de la pirámide invertida como mejor opción, y en la parte inferior, la opción menos buena es la «eliminación». El principio del marco es mantener los productos alimenticios en el nivel más alto posible, redefiniendo los residuos como un recurso potencial y no como una carga no deseada.

Sin embargo, existe un creciente consenso internacional sobre la necesidad de una jerarquía de uso de los alimentos para centrar la atención en la reutilización de los mismos, primero para el consumo humano y segundo como pienso para animales, manteniendo los alimentos en la cadena alimentaria durante el mayor tiempo posible. La mejor opción es, de nuevo, la “prevención”, centrada en reducir los residuos en origen. A esto le sigue la desviación del excedente al consumo humano o a la alimentación del ganado. Si eso no se consigue, la digestión anaerobia (para producir biogás) es preferible al compostaje en términos de reciclaje. Y es preferible el paso de incineración para la recuperación de residuos a la eliminación.

gráfico: pirámide invertida con 7 niveles. Los 3 primeros son de color verde y están etiquetados como Prevención del desperdicio de alimentos en origen, prevención: alimentos para las personas, prevención: enviados a la alimentación animal. Las 2 siguientes son de color amarillo y etiquetados como reciclado de residuos: digestión anaerobia, reciclado de residuos: compostaje. El siguiente nivel es de color naranja y está etiquetado como recuperación de residuos: incineración. Y la punta de la pirámide es de color rosa y está etiquetada como eliminación.

Jerarquía de uso de alimentos (adaptado de WRAP UK)

Los siete niveles se agrupan en tres categorías de tratamiento:

  • Los niveles verdes, que representan que los alimentos no se desperdician ya que se evitan los desperdicios o se reutilizan.
  • Los niveles amarillo/naranja, que representan el tratamiento de los residuos alimentarios, ya sea por reciclado o por recuperación de energía.
  • El nivel final, la punta de la pirámide, que representa la eliminación.

Los siete niveles también pueden agruparse en cinco categorías de acciones:

Prevención

Prevención de residuos en origen: optimización de la planificación para reducir el excedente de alimentos y proporcionar solo lo que necesitamos, y mejora de la eficiencia operativa/de procesamiento.

Reutilización

Prevención de residuos mediante la reutilización: redistribución o búsqueda de usos alternativos en la cadena alimentaria humana o animal. Los supermercados y mayoristas pueden donar alimentos envasados mal etiquetados o dañados, excedentes de stock, productos de prueba de mercado y alimentos de corta fecha a personas necesitadas a través de bancos de alimentos y otras organizaciones benéficas.

Los alimentos que no son comestibles para los seres humanos deben utilizarse como alimento para animales cuando sea seguro hacerlo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que está prohibida la reutilización como alimento para animales de las sobras o comida que contengan o hayan estado en contacto con carne o productos cárnicos. Muchos virus pueden sobrevivir durante períodos prolongados en la carne y pueden causar enfermedades graves en el ganado, como la fiebre aftosa y la peste porcina. En los últimos años ha habido investigaciones y campañas que apoyan la afirmación de que es seguro alimentar a cerdos y pollos con sobras tratadas que contienen carne, sin embargo la legislación permanece sin cambios.

Reciclaje

Reconvertir los residuos alimentarios en materias primas validadas o nuevos productos. El tratamiento biológico recicla el valor nutritivo en material que puede usarse para producir nuevos alimentos. Los dos métodos de tratamiento biológico más comunes para los residuos alimentarios son la digestión anaeróbica y el compostaje.

  • La digestión anaeróbica es el proceso por el cual los microorganismos descomponen el material orgánico en biogás con un alto contenido de metano que puede utilizarse para generar calor y energía. El digestato sobrante es un sólido o líquido rico en nutrientes que puede utilizarse como mejorador del suelo o fertilizante.

  • El compostaje es el proceso por el cual los microorganismos descomponen el material orgánico aeróbicamente para producir un acondicionador del suelo rico en nutrientes que se puede utilizar en lugar de fertilizantes sintéticos. El compostaje requiere espacio y es fácil de hacer en zonas rurales y suburbanas, pero menos en ciudades donde la gran mayoría de los residuos orgánicos acaban en vertederos.

Recuperación

Extracción de energía mediante la incineración de un flujo de residuos mixtos formado por residuos alimentarios y otros residuos municipales (una quema masiva). Esto produce energía en forma de electricidad, calor o ambos.

Eliminación

La eliminación del desperdicio de alimentos sin extraer ningún valor es el nivel más bajo en la jerarquía de uso de los alimentos. Esto incluye los residuos incinerados sin recuperación de energía, los residuos enviados al vertedero y los residuos que entran en el sistema de alcantarillado. Los vertederos tradicionales han causado graves problemas de salud pública en el pasado y han tenido efectos perjudiciales para el medio ambiente, como contaminación atmosférica, emisiones de metano y contaminación del agua.

Hacia un sistema alimentario más sostenible

La jerarquía del uso de los alimentos es un conjunto de principios clave a seguir para desarrollar un sistema alimentario más sostenible. Un sistema alimentario a prueba de futuro también abordará, en primer lugar, cómo utilizar menos recursos en la producción de nuestros alimentos. Y los alimentos que antes se consideraban desperdicios se considerarán valiosos y se usarán como un recurso que retornará al sistema alimentario. En el siguiente paso encontrará más información sobre este concepto, conocido como economía circular.

¿Cómo podemos aplicar la jerarquía en nuestra vida cotidiana?

La primera prioridad es evitar los residuos. Los alimentos adecuados para el consumo humano deben compartirse con las personas para aprovechar al máximo todos los recursos invertidos en esos alimentos.

  • Comprar con inteligencia, almacenar con inteligencia y controlar las fechas de caducidad.

  • Donar alimentos a bancos de alimentos, refugios, neveras comunitarias, familiares o vecinos.

La siguiente prioridad es reciclar:

  • Algunas autoridades locales ofrecen la recogida de residuos alimentarios de los hogares para su reciclaje. Estos programas tienen una amplia variedad de beneficios, como la desviación de residuos biodegradables del vertedero y la reducción de los costes de eliminación de residuos. Sin embargo, menos de la mitad (48 %) de todas las autoridades locales de Inglaterra prestan un servicio de recogida de residuos alimentarios. Por el contrario, Gales recicla más del 60 % de sus residuos alimentarios gracias a un servicio gratuito de recogida de residuos alimentarios prestado por las autoridades locales que cubre al 99 % de todos los residentes.

  • Composte comida en casa o busque en su área local grupos comunitarios que realicen proyectos de compostaje.

  • Minimice los alimentos que desecha. Cuando no es posible prevenir, reciclar ni recuperar los residuos, se depositan en vertederos. Esto tiene altos costes y contribuye a las emisiones de GEI, el agotamiento del suelo y la contaminación.

Seguir estos sencillos pasos para evitar el desperdicio de alimentos marcará la diferencia y contribuirá a luchar contra el cambio climático. Durante el curso, le ofreceremos consejos y estrategias prácticas para ayudarle a hacerlo.

¿Estaría dispuesto a aplicar estos principios en su vida diaria e inspirar a otros a hacerlo también?

Referencias

  1. Datos e información sobre el metano
© EIT Food
This article is from the free online

Del desperdicio al valor: cómo abordar el desperdicio de alimentos

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Our purpose is to transform access to education.

We offer a diverse selection of courses from leading universities and cultural institutions from around the world. These are delivered one step at a time, and are accessible on mobile, tablet and desktop, so you can fit learning around your life.

We believe learning should be an enjoyable, social experience, so our courses offer the opportunity to discuss what you’re learning with others as you go, helping you make fresh discoveries and form new ideas.
You can unlock new opportunities with unlimited access to hundreds of online short courses for a year by subscribing to our Unlimited package. Build your knowledge with top universities and organisations.

Learn more about how FutureLearn is transforming access to education