Skip main navigation

Entender las fechas de caducidad

add
© EIT Food

Las fechas de caducidad provocan el desperdicio de alimentos. Esto es algo que viene de lejos [1]. Para entender por qué, tenemos que volver a cuando todo empezó.

En 1972, Marks & Spencer empezó a imprimir fechas de caducidad en el envase de los alimentos perecederos como indicación de frescura. Estaban muy orgullosos de su invento, tanto que hicieron una campaña de marketing al respecto, incluyendo un anuncio televisivo que se hizo muy popular. Pronto, otros supermercados siguieron la idea para mostrar la calidad de sus productos a sus clientes. A medida que más supermercados adoptaron este truco de marketing, el gobierno tomó conciencia de sus beneficios y decidió hacerlo obligatorio. La Directiva sobre etiquetado de la CE de 1979 exigía una fecha de duración mínima para los alimentos preenvasados, aunque una lista de productos seleccionados como frutas y verduras frescas, bebidas alcohólicas o productos de pastelería frescos estaba exenta de esta obligación.

Probablemente se esté preguntando qué tiene todo esto de malo. El hecho es que el gobierno simplemente introdujo legislación para algo que la mayoría de los minoristas ya estaban haciendo de todos modos y el problema era que no estaba totalmente meditado. Ni en la legislación original ni en la actual legislación de la UE se regula cómo deben calcularse estas fechas. La otra cuestión es que si bien la ley no ha cambiado desde su introducción, su significado sí lo ha hecho. Las fechas de caducidad se concibieron originalmente como indicadores de calidad. Ahora se consideran herramientas de seguridad.

¿Cómo provoca eso el desperdicio de alimentos? Piense en todas las veces que mira los productos del estante del supermercado para encontrar el que tiene la fecha de caducidad más amplia. Casi todos lo hacemos. ¿Pero qué cree que sucede con los productos con una vida útil restante más corta? Ahora piense en todas las veces que encuentra productos después de su fecha de caducidad en su nevera, ya sea porque sus planes de alimentación cambiaron o simplemente porque estaba escondido en la parte posterior y se olvidó. ¿Cuántas veces los ha tirado sin siquiera comprobar si eran comestibles? Los ejemplos son innumerables y tienen consecuencias devastadoras: alrededor del 60 % de los alimentos desperdiciados en Reino Unido podrían haberse consumido, informó WRAP [2] que ha identificado oportunidades para realizar cambios simples y seguros en toda la cadena de suministro y así transmitir más vida útil a los consumidores, lo que ahorraría el desperdicio de 250.000 toneladas de alimentos al prolongar la vida útil de los productos un solo día.

¿Sabe cuál es la diferencia entre la fecha de «consumo preferente» y la de «caducidad»? La mayoría de las personas no [3]. Esta es la diferencia:

  • la fecha de «consumo preferente» es una indicación de la calidad. Cuando se pasa la fecha, no significa que el alimento sea perjudicial, pero podría empezar a perder su sabor y textura.

  • la fecha de caducidad es una indicación de seguridad. El producto no debe consumirse después de que haya caducado la fecha.

Además de estas dos marcas de fecha, puede encontrar una fecha de “presentación hasta” o de “venta en” en algunos envases. Se trata simplemente de medios de comunicación entre el fabricante y el minorista, y la información se codifica a menudo para no confundir a los consumidores. En el documental de Grant Baldwin y Jen Rustemeyer, ‘Just Eat It: A Food Waste Story’ , Dana Gunders explica que la confusión en torno a estas fechas lleva al 60 % de los consumidores a tirar comida prematuramente. Y muchos productores alimentan esta complejidad utilizando medidas de calidad para fijar la fecha de caducidad. Por ejemplo, las fechas de caducidad de las verduras y carnes, ambos productos muy perecederos, suelen fijarse en el color, el aspecto y el olor, aspectos sensoriales que no suelen estar directamente relacionados con la seguridad [1].

Dado que sabemos todo esto, ¿por qué estas fechas no se utilizan según lo previsto? ¿Por qué el producto a menudo sigue siendo comestible incluso después de la fecha de caducidad? Los fabricantes siempre se han mostrado reacios al riesgo de fijar fechas porque su responsabilidad está en juego. Calculan la durabilidad de sus productos a través de investigaciones de laboratorio no solo para escenarios en los que el producto se maneja correctamente de principio a fin, sino también para escenarios del peor caso en los que asumen que todo lo que podría salir mal sale mal. Esto da lugar a un margen de hasta 14 días (dependiendo del producto) entre la fecha que aparece en el envase y la fecha en que el producto no será seguro para comer (o habrá perdido calidad en las fechas de “consumo preferente”). Un ejemplo de ello en las oportunidades identificadas por WRAP es el jamón en lonchas en las que la fecha puede durar hasta 5 días. Y es interesante observar que nunca ha habido un caso judicial sobre una cuestión de fecha de caducidad, lo que indica que las fechas de caducidad son excesivamente cautelosas.

¿Deberíamos ser menos prudentes con las fechas de caducidad para reducir los residuos? En absoluto. La seguridad del consumidor debe seguir siendo una prioridad. Lo que necesitamos es utilizar los conocimientos y las tecnologías actuales para mejorar la situación. Algunos investigadores están trabajando en nuevos sistemas de etiquetado más precisos que las fechas de caducidad para ayudar a reducir los residuos. Escuchará a uno en el próximo paso.

¿Los conocimientos que ha adquirido en este paso cambiarán la forma en que utiliza las fechas de “consumo preferente” y de “caducidad” en el futuro? Comparta sus opiniones en la sección de comentarios que encontrará a continuación.

© EIT Food
This article is from the free online

Del desperdicio al valor: cómo abordar el desperdicio de alimentos

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Our purpose is to transform access to education.

We offer a diverse selection of courses from leading universities and cultural institutions from around the world. These are delivered one step at a time, and are accessible on mobile, tablet and desktop, so you can fit learning around your life.

We believe learning should be an enjoyable, social experience, so our courses offer the opportunity to discuss what you’re learning with others as you go, helping you make fresh discoveries and form new ideas.
You can unlock new opportunities with unlimited access to hundreds of online short courses for a year by subscribing to our Unlimited package. Build your knowledge with top universities and organisations.

Learn more about how FutureLearn is transforming access to education