Skip main navigation

¿Cómo previene enfermedades la alimentación saludable?

“¿Qué es una dieta saludable?” Dar una respuesta fácil a esta pregunta es comprensiblemente difícil. De hecho, muchos médicos podrían tener dificulta
a man sitting in a restaurant eating foods
© University of Turin

“¿Qué es una dieta saludable?” Dar una respuesta fácil a esta pregunta es comprensiblemente difícil. De hecho, muchos médicos podrían tener dificultades para encontrar una respuesta concisa y clara a esta pregunta tan común de sus pacientes.

Si bien hay muchas publicaciones disponibles en el campo de la alimentación y la nutrición, a veces con conclusiones contradictorias, también hay recomendaciones dietéticas continuas paralelas a una abrumadora cantidad de información errónea de diferentes medios de comunicación. En consecuencia, responder a la pregunta “¿Qué es una dieta saludable?” podría compararse con la búsqueda de una solución a una ecuación imposible.

Sin embargo, actualmente disponemos de una gran cantidad de datos fiables para guiar recomendaciones simples, pero convincentes, sobre estrategias equilibradas de alimentación y nutrición. Comprender el impacto de una dieta sobre el bienestar general de una persona requiere granular la complejidad multifacética de una manera fácil y completa.

Desde un punto de vista dietético, ahora es indiscutible que las calorías que consumimos no son simplemente necesarias para construir, sostener y sanar nuestros cuerpos. La comida y la cantidad de calorías que consumimos tienen un papel fundamental a la hora de influir en nuestra salud, incluida la modulación de nuestro riesgo de padecer enfermedades crónicas, que van desde enfermedades cardiovasculares (como accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas) y enfermedades metabólicas (como diabetes y osteoporosis) hasta el cáncer.

Obviamente, la dieta es solo uno de los factores que podemos controlar para reducir nuestro riesgo de desarrollar algunas afecciones, los denominados “factores de riesgo modificables”. Seguir una dieta equilibrada junto con limitar la ingesta calórica para controlar un peso saludable, mantenerse activo y evitar fumar son tres pilares de una vida saludable.

Dietas saludables para prevenir enfermedades

Cuando los expertos hablan de prevención, suelen referirse a la prevención primaria o secundaria. Más recientemente, se ha añadido a la lista el concepto de prevención primordial. Si bien los tres presentan algunas similitudes, difieren en los tiempos de inicio y los efectos. Las modificaciones de los patrones dietéticos hacia una dieta saludable pueden aplicarse a cada uno de los tres pasos de prevención:

  • La prevención primaria tiene como objetivo evitar que una persona corra el riesgo de padecer una enfermedad por primera vez o de desarrollar la enfermedad en su totalidad. La prevención primaria se centra en controlar los factores de riesgo, incluida la realización de cambios saludables en el estilo de vida.
  • La prevención secundaria tiene como objetivo evitar la recurrencia de una enfermedad o incidencia en una persona que ya sufría una afección de este tipo. Los cambios en los patrones dietéticos junto con la actividad física, por ejemplo, pueden prevenir un segundo ataque cardíaco en una persona que sufrió un infarto de miocardio anterior. En última instancia, esto reduce el riesgo de muerte prematura. Puede parecer obvio, pero la principal causa de muerte entre las personas que sobreviven a un primer infarto de miocardio es un segundo ataque cardíaco.
  • La prevención primordial se ha introducido recientemente y tiene como objetivo evitar el desarrollo de factores de riesgo en primer lugar, trabajando sobre los mecanismos subyacentes a una condición específica, como inflamación, aterosclerosis y disfunción endotelial, entre otros. Lo más idóneo es comenzar la prevención primordial desde la infancia. Por lo tanto, nunca es demasiado pronto para desarrollar hábitos alimenticios saludables.

Dietas saludables para sistemas y tejidos saludables

Episodios cardiovasculares

Ahora existen datos sólidos disponibles que respaldan la teoría de que los patrones de estilo de vida saludables (dieta saludable, actividad física y evitar fumar) podrían reducir drásticamente el riesgo de eventos cardiovasculares durante un seguimiento a largo plazo. Dada su importancia, estos temas se tratan por separado en el curso. (Paso 2.13).

Sistema inmunológico

El sistema inmunológico es complejo y omnipresente, involucrando numerosos tipos de células que circulan en el torrente sanguíneo o residen en tejidos particulares. Varios micronutrientes (como zinc, hierro, selenio, vitamina C, vitamina D) juegan un papel clave en muchas fases de la respuesta inmune, siendo críticos para la función de las células inmunes.

Una dieta que carezca de uno o más nutrientes puede tener un impacto negativo sobre la actividad del sistema inmunológico. Por ejemplo, ahora es común entender que las deficiencias nutricionales maternas durante el embarazo pueden alterar en distintos grados las respuestas inmunitarias humorales o mediadas por células en los recién nacidos.

El papel del tejido adiposo en la producción de adipocitocinas que pueden estimular los procesos inflamatorios proporciona más evidencia que respalda los complejos enlaces cruzados entre la dieta, el metabolismo y el sistema inmunológico. La inflamación vascular y el estrés oxidativo ahora se reconocen como los principales desencadenantes de episodios cardiovasculares.

Los huesos y el sistema musculoesquelético

Los hábitos alimentarios son importantes factores “modificables” que influyen en el desarrollo y mantenimiento de la masa ósea y desempeñan un papel clave en la prevención de enfermedades que afectan al metabolismo óseo, como la osteoporosis.

El calcio es el nutriente más comúnmente asociado con el desarrollo y metabolismo de la masa ósea. Numerosos estudios publicados revelan que el bajo consumo de calcio a lo largo de la vida se asocia con una baja masa ósea y altos índices de fractura.

Una correcta ingesta de calcio durante la edad prepuberal, junto con factores genéticos, contribuye al desarrollo fisiológico de la masa ósea que alcanza su pico al final del crecimiento.

Una vez desarrollada la masa ósea, los patrones dietéticos saludables y la actividad física regular ayudan a mantener la masa ósea adquirida y a reducir la pérdida. No obstante, otros micronutrientes (vitaminas A, C, E, K) y minerales (fósforo, flúor, hierro, zinc, cobre y boro) son igualmente necesarios para el metabolismo óseo fisiológico.

También se ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 desempeñan un papel en el metabolismo óseo, protegiendo contra la pérdida de masa ósea al disminuir la activación de los osteoclastos y la reabsorción ósea a través de una regulación a la baja de las citocinas proinflamatorias.

Piel

El papel de la dieta ha sido un aspecto menos focalizado que otros temas al referirse a los trastornos de la piel, que se ha circunscrito principalmente a los aspectos cosméticos. Ahora es común entender que los cambios en los patrones dietéticos pueden modular el curso de algunas afecciones de la piel, como el acné, o reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer de piel.

Se ha observado que las dietas consistentes en alimentos ricos en vitamina D y carotenoides y bajos en alcohol pueden reducir el riesgo de melanoma.

Sistema nervioso

Cada vez más datos respaldan que los patrones dietéticos son modificadores críticos de la plasticidad cerebral, lo que afecta a la salud del sistema nervioso central. Al igual que la actividad física, hallazgos recientes indican que los eventos moleculares que regulan las neuronas, el metabolismo energético y la plasticidad sináptica podrían estar influenciados por cambios en los patrones dietéticos, al igual que la actividad física.

Los experimentos en modelos animales han demostrado que algunos nutrientes (como los ácidos grasos omega-3 y la curcumina, ya sea introducidos como alimentos integrales o como suplementos dietéticos) pueden reducir el efecto del daño neuronal, lo que sugiere que los cambios en la dieta podrían representar una estrategia eficaz para contrarrestar algunos condiciones neurológicas y cognitivas.

Por el contrario, se ha demostrado que las dietas poco saludables ricas en grasas saturadas y azúcares tienen un impacto negativo en los sistemas moleculares que sirven a la función neuronal y la plasticidad en el cerebro y la médula espinal.

Fertilidad

Existen varios elementos que regulan la fertilidad humana. Entre estos se incluye lo que consumimos en nuestras dietas. Se ha demostrado que las dietas que contienen grasas insaturadas, cereales integrales, verduras y pescado favorecen los resultados positivos en términos de fertilidad tanto en mujeres como en hombres.

Por otro lado, las dietas con altos niveles de azúcar y grasas saturadas pueden tener resultados negativos sobre la fertilidad. También se ha demostrado que un índice de masa corporal (IMC) extremo (IMC < 20 kg/m2 o ≥ 30 kg/m2) se asocia a peores resultados en materia de fertilidad.

Función renal

Se están realizando investigaciones sobre las mejores estrategias para prevenir resultados renales adversos en personas con riesgo de enfermedad renal crónica.

Las pruebas emergentes muestran que una dieta saludable está relacionada con resultados renales más favorables. Los investigadores de las mejores dietas como estrategias para prevenir o mejorar las enfermedades renales se vinculan con patrones como la dieta mediterránea (rica en frutas, fibras y verduras), la dieta Dietary Approaches to Stop Hypertension (también denominada DASH) y otros patrones dietéticos que son bajos en carga de ácido dietético.

De hecho, la dieta DASH tiene como objetivo específico limitar el sodio en la dieta mientras introduce potasio, calcio y magnesio, todos alimentos ricos en nutrientes que pueden ayudar a reducir la presión arterial.

Además, estudios recientes destacan los riesgos de un alto consumo de bebidas azucaradas asociado con un riesgo elevado de enfermedad renal. Para mantener nuestros riñones sanos, debemos considerar reducir la cantidad de azúcar presente en nuestras bebidas.

Conclusión

En definitiva, responder a la pregunta: “¿Cuál es el papel de una dieta saludable?”, requiere un enfoque multifacético y holístico de la dieta y sus efectos sobre la salud y el bienestar del individuo. Los distintos factores de prevención (primario, secundario y primordial) son formas valiosas de integrar un patrón de dieta saludable.

Por supuesto, la dieta es solo uno de los factores de riesgo modificables de los que disponemos para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades graves. Mantener una dieta equilibrada, junto con limitar el consumo de calorías y alcohol para controlar el peso, mantenerse activo y evitar fumar son factores dietéticos importantes para una vida saludable.

¿Cómo fomentaría el cambio hacia una dieta más saludable?
¡Comparta sus consejos!

Autores: Dr. Savino Sciascia, y Dr. Gregory Winston Gilcrease

© University of Turin
This article is from the free online

Nutrición para la salud y la sostenibilidad

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Our purpose is to transform access to education.

We offer a diverse selection of courses from leading universities and cultural institutions from around the world. These are delivered one step at a time, and are accessible on mobile, tablet and desktop, so you can fit learning around your life.

We believe learning should be an enjoyable, social experience, so our courses offer the opportunity to discuss what you’re learning with others as you go, helping you make fresh discoveries and form new ideas.
You can unlock new opportunities with unlimited access to hundreds of online short courses for a year by subscribing to our Unlimited package. Build your knowledge with top universities and organisations.

Learn more about how FutureLearn is transforming access to education