Skip main navigation

La comida está en todas partes

La comida es esencial. No solo como paquetes de nutrientes útiles, sino también como algo que crea y sostiene identidades y culturas en todo el mundo.
© EIT Food

La comida es esencial. No solo como paquetes de nutrientes útiles, sino también como algo que crea y sostiene identidades y culturas en todo el mundo.

Cómo la comida da forma a la sociedad

Consideremos el ejemplo del koshary de Egipto: para los extranjeros al principio puede parecer una extraña combinación de pasta, arroz, lentejas y garbanzos, servidos con salsa de tomate, vinagre de ajo y cebollas fritas. Complementada con una ensalada verde, esta comida aúna prácticamente todos los nutrientes esenciales necesario para sustentar a un ser humano.

Sin embargo, es mucho más que eso. Culturalmente es importante a varios niveles: es un plato único que no forma parte de la cultura alimentaria árabe más amplia de Oriente Medio y, por lo tanto, los egipcios se identifican con el plato.

Este plato es un alimento básico entre todas las divisiones socioeconómicas, dado que es un alimento barato y ampliamente disponible en la calle pero, lo que es más importante, no se considera un alimento exclusivamente para los pobres. También resulta significativo en un contexto religioso para la comunidad copta en Egipto, ya que es un plato clave que se puede consumir durante los ayunos regulares que se extienden a lo largo del año. Koshary conecta: no es un alimento para comer solo, sino en casa con la familia o amigos. De hecho, la gente se emociona al compartirlo con sus seres queridos.

Por último, calienta el alma, ya que muchos egipcios que viven en el extranjero crean sus propias versiones en casa cuando echan de menos su hogar y cuando quieren asegurarse de que sus hijos disfruten de un sabor de su juventud.

El ejemplo del koshary demuestra que la comida conforma las sociedades de muchas formas. Esto resulta muy relevante para los médicos: un enfoque en la alimentación como nutrición pasa por alto algunas dimensiones clave en las que la comida se relaciona con ** aspectos económicos **, ** socioculturales ** y ** morales ** de la vida cotidiana que influyen en la forma en que las poblaciones y los ciudadanos responderá a los consejos y, de hecho, a las recetas.

Dada la importancia cultural del koshary, la prescripción de evitar todos los carbohidratos refinados por razones médicas puede despertar la oposición o subversión de un diabético egipcio. Entonces, ¿cuáles son algunas de esas dimensiones clave?

Basándonos en algunas ideas de las ciencias sociales, en este artículo nos centraremos en cuatro.

La comida está (casi) en todas partes

En la segunda mitad del siglo XX, la “revolución verde” trajo avances científicos y tecnológicos en la gestión de la tierra y la producción agrícola.

La introducción de fertilizantes industriales, pesticidas, sistemas de riego eficientes y variedades de semillas nuevas e híbridas permitió a la sociedad global aumentar drásticamente la cantidad de alimentos producidos por unidad de tierra (Pilcher, 2012).

Los alimentos se han vuelto progresivamente más baratos y muchos alimentos e ingredientes están disponibles todo el año, dado que ya no están sujetos a la estacionalidad de la cosecha. Como resultado, en muchas partes del mundo la comida está literalmente en todas partes.

Sin embargo, esto no significa que los alimentos saludables y nutritivos resulten necesariamente asequibles, accesibles o formen parte de las dietas. Que la comida siempre esté presente significa que la forma de valorarla por parte de la sociedad ha cambiado: su importancia para la supervivencia se ha reducido. Para los consumidores más acomodados, existe una gama inimaginable de productos, gastronomías y puntos de venta.

No hay duda de que la comida está disponible siempre que se desea y se puede consumir en cualquier momento del día. Para los consumidores menos pudientes, obtener suficientes calorías y el equilibrio adecuado de nutrientes es más complicado.

A menudo, los alimentos ultraprocesados son baratos y más convenientes para las personas con poco tiempo, mientras que las alternativas más nutritivas cuestan más no solo en términos monetarios sino también en el tiempo necesario para adquirirlos y prepararlos.

Sin embargo, el reciente aumento de la demanda de bancos de alimentos en Europa y Norteamérica revela que, a pesar de que los alimentos están disponibles, el número de personas que no pueden costeárselos en absoluto crece rápidamente.

La economía de los alimentos

Desde una perspectiva económica, los alimentos son un insumo esencial para garantizar que una sociedad pueda producir bienes y servicios. También es un importante proveedor de empleo para cualquier economía e impulsa el consumo. El aumento de la productividad del sistema alimentario descrito anteriormente ha ido de la mano de una variedad de sistemas e infraestructuras globales para mejorar la eficiencia de la fabricación de alimentos y de las cadenas de suministro (Lang y otros, 2008).

Son un fenómeno clave de la globalización, dado que la producción se traslada a lugares donde es más barato cultivar y procesar alimentos. Estas infraestructuras están impulsadas por los mercados mundiales de productos básicos, que son cada vez más volátiles debido a los efectos del cambio climático y las fluctuaciones del precio del petróleo.

Esto genera inseguridad alimentaria: afecta al coste de los alimentos básicos, y las personas pasan hambre periódicamente, además de los 800 millones de personas que padecen desnutrición estructural (FAO, 2019). Además, las cadenas de suministro están ajustadas a los patrones de demanda previstos para ser lo más eficientes posible.

La pandemia de Covid-19 expuso cómo realizar pequeños cambios en los patrones de compra individuales (comprar una comida adicional al día debido a las reglas de confinamiento) pueden derivar rápidamente en estanterías vacías en los supermercados.

Rutinas alimenticias

Como muestra el ejemplo del koshary, la comida está profundamente integrada en las prácticas culturales. Los patrones alimentarios tienen historias específicas del contexto que incorporan con firmeza qué se come cuándo, dónde y con quién.

Algunas culturas tienen una marcada cultura de picoteo con una vibrante escena de comida callejera, mientras que otras siguen un régimen de tres comidas al día. El consumo de alimentos también encaja con otros ritmos de la vida cotidiana, como el horario laboral, las actividades de ocio, los ritmos familiares, etc.

Esto significa que modificar el consumo y los patrones dietéticos de una persona se estructura mediante rutinas. Los cambios resultan difíciles si el contexto social y las rutinas de una persona no varían también.

Sin embargo, está claro que las rutinas pueden cambiar. La prolongación del horario laboral se traduce en menos tiempo para cocinar y en una mayor dependencia de los alimentos y comidas preparadas. Esto puede tener más consecuencias en la pérdida de habilidades clave, por ejemplo, cómo cocinar comidas tradicionales, evaluar si los alimentos aún son seguros para comer o qué hacer con las sobras.

Además, los procesos de globalización han permitido la circulación de formas específicas de consumo de alimentos en todo el mundo, por ejemplo, comida rápida y comida callejera, y tendencias como un estilo de vida vegano.

Estas formas introducen nuevas maneras de consumir alimentos que pueden reemplazar parcialmente las prácticas de consumo existentes y contribuir a cambios en los patrones de alimentación.

Conclusión

Los conocimientos de las ciencias sociales analizados anteriormente muestran que el papel de los alimentos en la sociedad es mucho más amplio que la simple nutrición. Esto significa que las dietas están moldeadas por normas y rutinas profundamente arraigadas, por estructuras económicas y por su ubicuidad en la sociedad.

Está claro que cualquier intervención para realizar cambios en la dieta de las personas o las poblaciones debe tener en cuenta las dimensiones clave antes mencionadas para que resulte eficaz.

¿Puede ofrecer un ejemplo de intervención que resultara especialmente eficaz o que fracasara por razones económicas, sociales o culturales?

Autor: Dr. Maarten van der Kamp

© EIT Food
This article is from the free online

Nutrición para la salud y la sostenibilidad

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Our purpose is to transform access to education.

We offer a diverse selection of courses from leading universities and cultural institutions from around the world. These are delivered one step at a time, and are accessible on mobile, tablet and desktop, so you can fit learning around your life.

We believe learning should be an enjoyable, social experience, so our courses offer the opportunity to discuss what you’re learning with others as you go, helping you make fresh discoveries and form new ideas.
You can unlock new opportunities with unlimited access to hundreds of online short courses for a year by subscribing to our Unlimited package. Build your knowledge with top universities and organisations.

Learn more about how FutureLearn is transforming access to education