Skip main navigation

¿Qué es la cognición?

En este artículo, presentamos qué es la cognición y qué son las ciencias cognitivas, y cómo se relacionan con los comportamientos alimentarios
Artistic rendition of the psychological

¿Qué es la cognición?

El término ‘cognición’ puede emplearse ampliamente para describir una acción mental de adquirir y comprender información y conocimientos, incorporando nuestros pensamientos y nuestras experiencias pasadas.

De un modo simplificado, el proceso podría describirse de la siguiente manera: recibimos información del entorno y de los estados internos de nuestro organismo, la procesamos internamente y actuamos en forma de comportamiento. Los procesos cognitivos pueden ser conscientes o inconscientes: en este último caso, normalmente no estamos pensando en los procesos inconscientes que abordan el psicoanálisis o la psicología dinámica. En cambio, el término se refiere, por ejemplo, a ser consciente o no de algún estímulo externo.

La ciencia cognitiva también puede describirse como la ciencia de la mente. La mente es un área muy vasta y compleja para estudiar e investigar. Incluye la percepción visual, el reconocimiento de objetos y la atención como forma de aprender sobre el mundo. Estudia la adquisición y recuperación de recuerdos, la resolución de problemas y otras “habilidades de la inteligencia”.

¿Cuál es la relación entre la cognición con nuestros alimentos y nuestro comportamiento alimentario?

Resulta que muy amplia. La psicología vivió un largo periodo sin ningún interés por el cerebro. Las ciencias cognitivas nacieron a finales de la década de 1950 y prosperaron sobre la metáfora de la mente como un conjunto de programas, uno que podría ser administrado por muchas “computadoras” diferentes. Treinta o cuarenta años después, sin embargo, el escenario cambió drásticamente. La disponibilidad de herramientas de neuroimagen como la IRMf o la PET, y el desarrollo de herramientas más antiguas como la electroencefalografía (EEG) significaron que podíamos “observar” lo que sucedía en el cerebro durante ciertas tareas mentales. Además, los estudios clásicos de neurofisiología permitieron comprender procesos sensoriales, como la visión, y funciones más complejas, como el aprendizaje, la recompensa o la memoria espacial.

Es lógico que los investigadores estén interesados en cómo nuestras habilidades cognitivas se ven influenciadas por ciertas dietas o nutrientes, como los ácidos grasos omega 3 o los antioxidantes.

Comer es una conducta, y por lo tanto es algo que puede ser determinado por procesos cognitivos. Así, la relación entre la cognición y los comportamientos alimentarios es bidireccional. Un ejemplo podría ser que nuestra opinión sobre el impacto de nuestra dieta sobre la salud del planeta puede influir en nuestras opciones dietéticas. Si consideramos que una dieta vegetariana es mejor para el planeta o emite menos CO2, podríamos considerar seguir dicha dieta para actuar de manera respetuosa con el medio ambiente.

This article is from the free online

Alimentación: la relación entre la comida, el intestino y el cerebro

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Our purpose is to transform access to education.

We offer a diverse selection of courses from leading universities and cultural institutions from around the world. These are delivered one step at a time, and are accessible on mobile, tablet and desktop, so you can fit learning around your life.

We believe learning should be an enjoyable, social experience, so our courses offer the opportunity to discuss what you’re learning with others as you go, helping you make fresh discoveries and form new ideas.
You can unlock new opportunities with unlimited access to hundreds of online short courses for a year by subscribing to our Unlimited package. Build your knowledge with top universities and organisations.

Learn more about how FutureLearn is transforming access to education