Skip main navigation

Reparto comunitario de alimentos

This article outlines various ways of sharing food within the community including apps such as Too Good To Go.
Graphic of loaf of bread in a tray with the word 'donate' written on it
© EIT Food

Seguro que sabe que los bancos de alimentos han adquirido notoriedad en los últimos años debido a su papel clave para garantizar que las personas necesitadas tengan acceso a buenos alimentos regularmente. Pero también hay otras formas de compartir alimentos entre comunidades donde la pobreza alimentaria no es el problema, pero reducir el desperdicio de alimentos sí lo es.

Bancos de alimentos

Los bancos de alimentos ayudan a recolectar y distribuir alimentos no deseados de los hogares para las personas más necesitadas. En Reino Unido, las operaciones más importantes del banco de alimentos están gestionadas por The Trussel Trust que acepta alimentos donados por el público (los puntos de donación se conocen como “bancos de alimentos”) después del cual personas voluntarias los clasifican. Profesionales de atención de primera línea, como médicos y trabajadores sociales, identifican a las personas necesitadas y expiden un bono de alimentación. Estas personas reciben tres días de alimentos no perecederos y nutricionalmente equilibrados a cambio de su bono de alimentación. Puede ayudar a los bancos de alimentos donando productos no perecederos como verduras y pescado en conserva, leche UHT, té y galletas, que se almacenan y entregan a los necesitados.

Plataformas online

Se han desarrollado varias plataformas en línea que permiten la redistribución de excedentes de alimentos a la comunidad local.

Estas iniciativas están muy extendidas por toda Europa. Estos son algunos ejemplos:

Aplicaciones para teléfonos inteligentes

Hay muchas aplicaciones disponibles que le permiten obtener información sobre los alimentos disponibles para redistribución en su comunidad. Estos son algunos ejemplos (todas estas aplicaciones son gratuitas y pueden descargarse desde App Store y Google Play):

OLIO

OLIO conecta a vecinos y empresas locales para compartir alimentos. Podría tratarse de comida que se acerca a su fecha de caducidad en las tiendas locales, verduras sobrantes cultivadas en casa, pan de su panadero o los alimentos de su nevera cuando se va. Para que un artículo esté disponible, todo lo que se necesita es agregar una foto y una descripción y decir cuándo y dónde está disponible para su recogida. Si necesita algo, puede navegar por las listas disponibles cerca de usted, solicitarlo y organizar una recogida a través de mensajería privada.

gráfico que muestra una mano sosteniendo un smartphone con 'free bread' en la pantalla

Too Good To Go

Too Good To Go está activo en nueve países europeos y permite comprar alimentos y comidas no vendidos en restaurantes al final del día, para evitar que sean desechados. Para usarlo, busque un artículo o una comida y le mostrarán las tiendas y restaurantes más cercanos que lo ofrecen. Hay una entrevista con el cofundador, Jamie Crummie, en el siguiente paso.

Karma

Karma permite a los consumidores “rescatar” alimentos y comidas no vendidos de restaurantes, bares y cafeterías cercanos en la zona de Londres. Cada tienda tiene una página de perfil con ubicación, detalles de contacto e información sobre los alimentos disponibles.

Neveras comunitarias

gráfico de una mano sosteniendo un smartphone con un mapa de Gran Bretaña con chinchetas sobre él

Una nevera comunitaria es un hogar temporal para alimentos no deseados de empresas y hogares locales y está abierto para que todos en el área local puedan acceder. En Reino Unido, la primera nevera comunitaria se lanzó en 2016 en Frome, Somerset. Desde entonces, las neveras comunitarias han aparecido en todo Reino Unido ayudando a miles de personas a conectarse con sus comunidades, acceder a alimentos nutritivos, ahorrar dinero y reducir el desperdicio. Si vive en Reino Unido, puede encontrar la nevera comunitaria más cercana aquí.

Con la ayuda de neveras comunitarias, en los 12 meses de noviembre de 2018 a octubre de 2019 se redistribuyeron 780.000 kg de alimentos no deseados entre 62.000 usuarios [1]. Además de esto, ayudaron a alimentar a las familias y a reducir el desperdicio de alimentos ofreciendo asesoramiento. Se calcula que las neveras comunitarias ayudaron a evitar la emisión de 140 toneladas equivalentes de CO2 cada año [2].

Compartir alimentos a través de estas aplicaciones y plataformas todavía no está ampliamente aceptado socialmente [3]. Algunos estudios de investigación concluyeron que los consumidores tienen una serie de preocupaciones relacionadas con la seguridad de los alimentos compartidos y carecen de confianza en los donantes [4].

¿Alguna vez utilizó una tecnología para compartir alimentos? ¿Cómo fue su experiencia? ¿Animaría a otros alumnos a usarlo o le preocupan la seguridad y la confianza mencionadas anteriormente? Si es así, ¿qué le haría sentirse más seguro? Comparta sus opiniones en la sección de comentarios que encontrará a continuación.

© EIT Food
This article is from the free online

Del desperdicio al valor: cómo abordar el desperdicio de alimentos

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Our purpose is to transform access to education.

We offer a diverse selection of courses from leading universities and cultural institutions from around the world. These are delivered one step at a time, and are accessible on mobile, tablet and desktop, so you can fit learning around your life.

We believe learning should be an enjoyable, social experience, so our courses offer the opportunity to discuss what you’re learning with others as you go, helping you make fresh discoveries and form new ideas.
You can unlock new opportunities with unlimited access to hundreds of online short courses for a year by subscribing to our Unlimited package. Build your knowledge with top universities and organisations.

Learn more about how FutureLearn is transforming access to education