Skip main navigation

Caso práctico: iniciativa local – FoodShare

An interview with the coordinator of a local FoodShare initiative in the UK, Kathryn Deacon.
Tables laden with fresh fruit and vegetables, baked goods, milk and sandwiches
© EIT Food

En Reading, Reino Unido, Co-op Food se ha asociado con la comunidad local para distribuir alimentos que habrían sido desperdiciados a familias que los necesitan. Hablamos con la líder del proyecto, Kathryn Deacon.

¿Cuál es su función en FoodShare y cuál es la mejor parte de trabajar para la organización?

Soy la directora del proyecto. El proyecto comenzó como una prueba de la tienda cooperativa para Microsoft en nuestro parque empresarial local. El contrato con Microsoft requería cero desperdicio de alimentos. Soy una madre soltera que encuentra bastante difícil alimentar a 2 adolescentes muy hambrientos durante las vacaciones de verano, y trabajo con familias en circunstancias similares a mí. Así que acepté pilotar el programa en el verano de 2017. Encajó bien con lo que ya estaba haciendo en la comunidad local y benefició a mi familia y a otros que asistieron a Coffee and Craft, el proyecto comunitario que superviso. También fue una forma pequeña pero significativa de que nosotros, como comunidad, pudiéramos ayudar a reducir la cantidad de alimentos que van al vertedero. Lo que comenzó con 1 tienda y 4 familias ha crecido y ahora son 9 tiendas que apoyan a 120 familias. Es emocionante que podamos marcar esa gran diferencia tan rápidamente con muy poco desembolso financiero y apenas un par de horas de compromiso de cada voluntario una vez a la semana.
Lo mejor para mí ha sido ver cómo algo tan pequeño podría ampliarse muy rápidamente para satisfacer la demanda. Me emociono cuando pienso en lo que hemos logrado como un grupo de voluntarios alimentando a esas personas que conocemos en nuestra comunidad. Soy consciente de que FoodShare solo funciona con tiendas cooperativas locales. ¿Se imaginan cómo sería si cada supermercado estableciera un plan similar y cada comunidad tuviera un centro de distribución de alimentos? Podríamos reducir la pobreza alimentaria de la noche a la mañana.
¿Cómo transfiere FoodShare los alimentos excedentes de los supermercados a las personas que los necesitan?
Trabajamos en asociación con nuestra iglesia local y las tiendas cooperativas locales. Hemos acordado una práctica que se adapta tanto a nuestra comunidad como a las tiendas. Tenemos un equipo de voluntarios conductores, principalmente de la iglesia, que llegan a su tienda designada a la hora designada, recogen los desperdicios de alimentos de ese día y regresan al centro (ubicado en la iglesia). Allí, más voluntarios lo ordenan, lo ponen sobre mesas y lo reenvasan si es necesario, para luego servirlo a los hogares que han acudido a recoger. Durante el confinamiento de 12 semanas por el Covid, contamos con un sistema de entrega para aquellos que estaban en aislamiento o en el registro de protección, también realizado por voluntarios.
¿Cuál es el impacto de la redistribución de estos alimentos?
En 2019 redistribuimos 73.926 alimentos individuales (como un sándwich, una comida preparada, una empanada) con un valor para las tiendas de 84.512 libras esterlinas. Desde marzo de 2020 hasta finales de julio de 2020 hemos superado estas cifras de manera significativa y no prevemos ninguna reducción en las necesidades para el próximo año. Todos estos alimentos se habrían desechado como residuos alimentarios en vertederos.
¿Qué tipo de alimentos excedentes redistribuye FoodShare y qué alimentos no vendidos ve con más frecuencia?
Redistribuimos alimentos frescos que, de otro modo, se desecharían a medianoche del día en que repartimos. Son principalmente frutas, verduras, comidas preparadas y artículos de panadería de la tienda. Durante la pandemia también nos hemos puesto en contacto con mayoristas de la zona y hemos recibido pasta, arroz, judías en salsa de tomate y patatas fritas, todo ello con una semana de antelación a que se supere su fecha de ‘consumo preferente’.
¿Qué es lo más sorprendente que ha aprendido sobre el desperdicio de alimentos desde que comenzó con FoodShare?
Cómo cada uno de nosotros puede marcar una diferencia significativa haciendo una pequeña cosa. Cada conductor se ofrece como voluntario 1 hora a la semana y contribuye a alimentar a más de 144 personas. Cada otro voluntario trabaja 1,5 horas a la semana y no solo alimentan a las personas sino que cuidan de ellas, comprueban si necesitan cualquier otra ayuda, les dan consejos, les prestan asesoramiento financiero, etc. Se tarda una media de 10 minutos en atender a cada persona y podemos dirigirla a otras áreas de ayuda si es necesario y ver cómo se toman medidas que cambian la vida real. Todos los voluntarios han dicho que han aprendido a no juzgar a otros, ya que no tenemos ni idea de cómo ha sido su trayectoria vital. Te vuelves mucho más tolerante con las diferencias de la gente y más desafiante con sus opciones de vida. Como Jefe de Proyecto, he visto crecer y florecer a los jóvenes voluntarios. Les ha dado un verdadero sentimiento de orgullo y logro, una conexión con su comunidad y una mejor comprensión del desperdicio de alimentos.
¿Cuál es el concepto erróneo más grande que la gente tiene sobre el desperdicio de alimentos?
La gente piensa que todas las personas que utilizan los alimentos redistribuidos no tienen hogar o son dependientes. Alimentamos a familias que encuentran las cosas difíciles: el 90 % de los que recogen alimentos trabajan, pero los salarios no son suficientes para poner frutas y verduras frescas sobre la mesa.
Otra idea equivocada es que las tiendas no desperdician mucha comida. Tenemos que trabajar con las tiendas para demostrarles cuánto tiran y cómo pueden cambiar. Cada tienda ve solo su propia contribución a la cantidad desperdiciada. Tenemos que concienciarles de la cantidad colectiva.
¿Tiene un mensaje para nuestros alumnos sobre cómo pueden ayudar a reducir el desperdicio de alimentos?
Reducir el desperdicio de alimentos como consumidor es simple: Planificar un menú semanal – no es obligatorio cumplirlo a rajatabla, pero sirve como indicador. Hacer listas de la compra usando el menú para saber qué debe comprar. Consumir primero los alimentos frescos. Si quieres ser más espontáneo, entonces compra después de las 8 p.m. para esa noche o el día siguiente, ya que todas las frutas y verduras rebajan su precio y se evita que acaben en el vertedero. Solo necesitamos comprar lo que podemos comer, no hay necesidad de almacenar productos frescos en pilas ya que la mayoría de la gente vive a menos de una milla de una tienda.

¿Conoce alguna iniciativa similar en su área? Comparta sus experiencias si está involucrado. ¿Estaría dispuesto a participar si pudiera encontrar una oportunidad local?

© EIT Food
This article is from the free online

Del desperdicio al valor: cómo abordar el desperdicio de alimentos

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Our purpose is to transform access to education.

We offer a diverse selection of courses from leading universities and cultural institutions from around the world. These are delivered one step at a time, and are accessible on mobile, tablet and desktop, so you can fit learning around your life.

We believe learning should be an enjoyable, social experience, so our courses offer the opportunity to discuss what you’re learning with others as you go, helping you make fresh discoveries and form new ideas.
You can unlock new opportunities with unlimited access to hundreds of online short courses for a year by subscribing to our Unlimited package. Build your knowledge with top universities and organisations.

Learn more about how FutureLearn is transforming access to education