Skip main navigation

Micobioma

Los mohos, junto con las levaduras pertenecientes al reino de los hongos, viven en simbiosis con un huésped determinado en un entorno.
The composition of the gut microbiota
© University of Turin
¿Sabía que nuestro intestino alberga mohos no perjudiciales? ¿Sabía que ingiere estos microbios diariamente junto con la comida? Piense un momento en el queso azul, por ejemplo.

Los mohos, junto con las levaduras pertenecientes al reino de los hongos, viven en simbiosis con un huésped determinado en un entorno también denominado micobioma. Una célula fúngica es casi 100 veces más grande que una bacteriana, por lo que los hongos representan una biomasa sustancialmente mayor que las bacterias. Los hongos son omnipresentes en nuestro entorno y se sabe que participan en procesos naturales e industriales entre los que se incluyen la producción de antibióticos, pan, queso y bebidas alcohólicas.

De los aproximadamente 5 millones de especies distintas de hongos en el mundo, solo alrededor de 300 provocan regularmente enfermedades en los seres humanos. Esto sugiere que la mayoría de los hongos que habitan el intestino humano han sido escasamente explorados. En primer lugar, los hongos pueden estar presentes en nichos asociados al ser humano en un número mucho inferior a las bacterias, que son abundantes en todo el tracto entérico, en la piel y en la vagina. El micobioma, que se refiere principalmente al componente fúngico del microbioma, comprende menos del 2 % de los microorganismos intestinales totales y es una parte integral del tracto gastrointestinal. Diversos informes revelan que los hongos detectados en el intestino están asociados a los alimentos, como los Debaryomyces procedentes de alimentos fermentados con un alto contenido en sal, Penicillium del queso azul y Saccharomyces, atribuidos al consumo de levadura contenida en alimentos fermentados crudos.

De hecho, se ha demostrado que el nivel de Saccharomyces en el intestino humano se reduce a grados indetectables al consumir una dieta sin Saccharomyces. Además, una de las especies de hongos asociadas con el ser humano descrita con más frecuencia pertenece al género Candida. Se notifica el controvertido papel de Candida en el intestino humano, pero cabe señalar que no todos los miembros del género Candida pueden considerarse “perjudiciales”. La abundancia de Candida, encontrada fuertemente asociada a la ingesta de carbohidratos, se ha identificado en el intestino de individuos sanos junto con el género Penicillium y se ha demostrado que muestra actividades antiinflamatorias y sensibilizantes de la insulina. Las investigaciones demuestran que la diversidad de hongos es menor que la diversidad bacteriana en el intestino, pero no está claro si ciertos hongos son residentes o solo transitorios como parte de la ingesta dietética.

© University of Turin
This article is from the free online

El microbioma humano

Created by
FutureLearn - Learning For Life

Our purpose is to transform access to education.

We offer a diverse selection of courses from leading universities and cultural institutions from around the world. These are delivered one step at a time, and are accessible on mobile, tablet and desktop, so you can fit learning around your life.

We believe learning should be an enjoyable, social experience, so our courses offer the opportunity to discuss what you’re learning with others as you go, helping you make fresh discoveries and form new ideas.
You can unlock new opportunities with unlimited access to hundreds of online short courses for a year by subscribing to our Unlimited package. Build your knowledge with top universities and organisations.

Learn more about how FutureLearn is transforming access to education